COVID-19: Qué esperar cuando se vuelva a abrir el consultorio de su dentista

La pandemia de COVID-19 ha cambiado muchas cosas en nuestra vida cotidiana. Sus visitas habituales al dentista también han cambiado. En marzo, la ADA recomendó que los dentistas pospusieran todos los procedimientos que no fueran de emergencia hasta el 30 de abril lo antes posible para ayudar a reducir la propagación del virus, que ahorraran en el consumo de guantes, cubrebocas y otros equipos de protección personal y que ayudaran a evitar que los pacientes que necesitaran tratamiento de emergencia acudieran a las salas de emergencia de los hospitales, que tendrían un alto flujo de pacientes.

Ahora que algunos estados están reabriendo, los consultorios dentales comienzan a atender pacientes para citas que no son de emergencia. La Asociación Dental Americana ha desarrollado una guía basada en la ciencia para los dentistas con los pasos adicionales que pueden tomar, además de los procedimientos de control de infecciones que siempre han seguido, para ayudar a proteger a sus pacientes y al personal. Esto es lo que puede esperar en su próxima cita.

Antes de su cita

Para verificar que los pacientes que acudan a sus citas estén sanos, su consultorio dental puede llamarlo antes de su cita y hacerle algunas preguntas sobre su salud actual. También se le pueden repetir estas preguntas cuando llegue para asegurarse de que nada haya cambiado.

El personal del consultorio de su dentista también puede pedirle que limite la cantidad de personas que lo acompañan a la cita. Eso podría significar dejar a sus hijos en casa o permitir que los niños mayores entren solos al consultorio mientras sus padres esperan afuera durante la cita.

En su cita

Si su estado o ciudad requiere que las personas usen cubrebocas en público, asegúrese de usar uno para su cita. Cuando llegue al consultorio dental, se le puede pedir que espere afuera hasta que sea su turno. Esto reducirá la cantidad de personas que hay en el consultorio y el tiempo que dura cerca de otras personas. Cuando ingrese al consultorio, es posible que le tomen la temperatura.

Dentro del consultorio, puede notar que los objetos que la gente suele tocar en la sala de espera, como juguetes o revistas, se han eliminado. Puede haber desinfectante de manos disponible para que usted lo use y se pueden limpiar artículos que toque, como bolígrafos, portapapeles o muebles.

Cuando esté en el sillón dental, puede notar que algunas cosas son diferentes de la última vez que estuvo allí. El dentista puede haber cubierto el teclado de la computadora con una cubierta desechable para que pueda limpiarse fácilmente entre pacientes, por ejemplo. Su dentista también puede estar usando un equipo de protección diferente al que usó en citas anteriores. Esto podría incluir diferentes máscarillas, caretas, batas y gafas. Estas precauciones adicionales ayudan a protegerlo a usted y al dentista.

Después de su cita

Después de que termine su cita, el personal limpiará a fondo las áreas donde usted haya estado usando desinfectantes que son efectivos contra el virus que causa el COVID-19, en preparación para el próximo paciente. Esto ayuda a reducir el riesgo de transmisión de enfermedades entre personas.

Si empieza a sentirse mal con síntomas de COVID-19 en los 14 días posteriores a su cita, llame al consultorio dental. Es posible que ya estuviera portando el virus en el momento de su cita, por lo que cualquier persona que haya estado en contacto con usted durante ese tiempo también podría tener riesgo de enfermarse.

Recuerde, las visitas regulares al dentista son una parte esencial de su rutina de higiene oral y son importantes para su salud general. Asegúrese de reprogramar sus chequeos dentales una vez que las autoridades locales permitan que se vuelvan a abrir los consultorios dentales. Su dentista de la ADA se asegurará de que su visita sea lo más segura posible para todos los involucrados.