Vacunas contra la COVID-19: 7 cosas que su dentista quiere que sepa

A vial of COVID-19 vaccine

¿Qué tienen en común el uso de hilo dental, el flúor y la vacuna contra la COVID-19? Previenen enfermedades. 

Su dentista se preocupa por su boca porque su salud bucal es esencial para su salud en general. Durante la pandemia de COVID-19, su dentista ha estado trabajando para dar prioridad a su salud y seguridad al tomar medidas adicionales para prevenir la propagación de COVID-19 en el consultorio dental.

Ahora, tenemos vacunas contra la COVID-19 para agregar a las otras herramientas que todos hemos estado usando para combatir la pandemia, como usar cubrebocas, lavarse las manos y evitar lugares concurridos. A medida que las vacunas estén disponibles para más personas, es posible que tenga algunas preguntas sobre ellas. Esto es lo que los CDC (¡y su dentista!) quieren que sepa sobre las vacunas contra la COVID-19.

1. Las vacunas son seguras y efectivas

Como médicos de la salud bucal, la información científica creíble es importante para nosotros al recomendar tratamientos para nuestros pacientes. Si bien estas vacunas se desarrollaron en un período más corto que otras vacunas, es importante saber que la ciencia detrás de ellas no se apresuró. Estas vacunas fueron probadas por miles de personas para asegurarse de que funcionen y sean seguras para pacientes como usted. La Administración de Alimentos y Medicamentos revisó los datos de las pruebas y las autorizó para uso de emergencia después de determinar que son seguras y efectivas para el público.

Como medida de seguridad adicional, los CDC han establecido sistemas de monitoreo de seguridad expandidos como la herramienta para teléfono inteligente V-Safe para monitorear la administración de las vacunas en tiempo real.

2. La vacuna no hará que se enferme, pero tiene algunos efectos secundarios

Es imposible que las vacunas contra la COVID-19 puedan hacer que se enferme de COVID-19. Sin embargo, puede haber algunos efectos secundarios que causan malestar durante un período breve.

Debido a que las vacunas le enseñan a su cuerpo cómo reconocer y combatir una infección por COVID-19, es posible que sienta algunos de los síntomas que tendría si su cuerpo estuviera combatiendo el virus real, como la fiebre, según los CDC. Si bien es desagradable, en realidad es una señal de que la vacuna está funcionando en su cuerpo.

3. Debe vacunarse incluso si ya tuvo COVID-19

Aquellos que se han recuperado de la COVID-19 tienen cierta inmunidad natural que puede protegerlos de enfermarse nuevamente, pero algunas personas se vuelven a infectar. No está claro cuánto tiempo dura la inmunidad natural a la COVID-19 y puede variar de persona a persona. Los CDC recomiendan que las personas que han tenido COVID-19 también reciban la vacuna.

4. Póngase todas las dosis recomendadas

Si se va a poner la vacuna de Pfizer o de Moderna, necesita dos dosis para obtener el mismo nivel de eficacia observado en los ensayos clínicos. Para la vacuna de Pfizer, se recomienda la segunda dosis tres semanas después de la primera. Para la vacuna de Moderna, se recomienda la segunda dosis cuatro semanas después de la primera. Y si recibe la vacuna de Johnson & Johnson, solo necesita una dosis única. 

5. La elegibilidad para vacunas se expande a todos los estadounidenses mayores de 12 años

Cualquier persona de 12 años o más ahora puede recibir una vacuna contra el COVID-19. Los adolescentes de 12 a 17 años son elegibles para recibir la vacuna Pfizer, y cualquier persona de 18 años o más puede recibir cualquiera de las vacunas disponibles actualmente.
Los CDC han creado herramientas fáciles de usar para ayudarle a encontrar una vacuna cerca:

  • Visite Vacunas.gov para buscar por tipo de vacuna y código postal.
  • Envíe un mensaje de texto a GETVAX (438829) para inglés o VACUNA (822862) para español para recibir sitios de vacunas en su teléfono.
  • Llame a la Línea Directa Nacional de Asistencia para la Vacunación contra el COVID-19 al 1-800-232-0233.

6. Las indicaciones para el uso de cubrebocas están cambiando (pero no tire la suya todavía)

Las vacunas pueden ayudarlo a reanudar las actividades que más disfrutaba antes de la pandemia. Y una vez que esté completamente vacunado, es posible que pueda hacerlo sin cubrebocas.

En mayo de 2021, los CDC dijeron que las personas que estén completamente vacunadas contra el COVID-19 pueden dejar de usar cubrebocas en la mayoría de los lugares. Tendrá que seguir usando cubrebocas en los siguientes lugares:

  • En entornos de atención médica (como el consultorio de su dentista o médico, un hospital o un hogar de ancianos)
  • Al usar transporte publico
  • En centros de transporte (como aeropuertos o estaciones de tren)
  • En empresas y centros de trabajo locales que requieren cubrebocas
  • En otros lugares donde lo requieran las leyes, reglas y regulaciones federales, estatales, locales, tribales o territoriales.

7. Puede recibir la vacuna si está planeando quedar embarazada

Ya sea que esté planeando quedar embarazada pronto o en el futuro, también debe recibir la vacuna cuando esté disponible. Los CDC afirman que no hay evidencia de que los anticuerpos creados a partir de las vacunas contra la COVID-19 causen problemas con el embarazo. Los CDC también dicen que no hay evidencia de que los problemas de fertilidad sean un efecto secundario de la vacuna COVID-19 o de cualquier otra vacuna.

¿Tiene más preguntas? Hable con su dentista o médico. También puede visitar el sitio web de los CDC para obtener más información sobre las vacunas contra la COVID-19 y encontrar información de contacto para su departamento de salud local.