5 preguntas para la visita con el dentista de su hijo para el regreso a clases

En cuanto menos lo piense, las clases estarán de regreso. Ya sea que su hijo vuelva al aula o aprenda desde casa, una sonrisa sana sigue siendo un aspecto esencial del regreso a clases.

Algunas escuelas requieren una evaluación dental para el regreso a clases. Aun así, siempre es un buen momento del año para programar una de las visitas habituales de su hijo. “Podemos ayudarle a detectar y resolver cualquier problema para que su hijo no pierda clases”, dice la Dra. Mary Hayes, dentista pediátrica de la ADA. “También es un buen momento para ayudar a retomar el rumbo de su hijo si algunos de sus hábitos dentales se abandonaron durante el verano, cuando las rutinas normales pueden olvidarse y hay muchos más bocadillos dulces disponibles”.

Al igual que este año escolar puede ser un poco diferente para su hijo, su cita para el regreso a clases también tendrá algunos cambios. Lea “COVID-19: Qué esperar cuando se vuelva a abrir el consultorio de su dentista” para obtener información sobre los pasos que el dentista de su hijo está tomando para mantener la seguridad de los pacientes en su cita.

Estas son algunas preguntas que puede hacer en la cita de su hijo:

¿Cómo está la salud dental general de mi hijo?

El dentista revisará la boca de su hijo en general, lo que incluye los dientes y las encías. “Nos aseguraremos de que los dientes se estén alineando correctamente, que la mordida de su hijo esté en buen estado y verificaremos que no haya problemas [ortodónticos] que puedan aparecer más adelante”, dice la Dra. Hayes. “También nos aseguraremos de que los dientes de leche al lleguen hada de los dientes o el ratón de los dientes como debe ser”.

¿Se le realizará una limpieza a mi hijo el día de hoy?

Esto es algo obligatorio, sin importar lo bien que su hijo se cepille los dientes. “Incluso si su hijo, o usted, se cepillan los dientes dos veces al día, no es posible eliminar todas las bacterias que pueden provocar caries”, dice la Dra. Hayes. “Por otro lado, es posible que cuando su hijo se va de campamento se olvide del cepillo de dientes”.

Es debido a esto que una limpieza profesional es de gran ayuda. “No solo elimina las bacterias que provocan caries, sino que también ayuda a mantener sano el tejido de las encías”, dice. “También puede eliminar la mayoría o muchas manchas de los dientes”.

¿Es necesario que se le tome una radiografía a mi hijo?

Las radiografías ayudan a su dentista a ver cómo se están desarrollando los dientes de su hijo y para asegurarse de que las raíces de los dientes estén sanas.

También se utilizan para ver si hay caries entre los dientes de su hijo. “El proceso de las caries puede avanzar muy, muy rápido, por que es mejor que las detectemos lo más pronto posible”, dice la Dra. Hayes.

No es necesario tomar una radiografía a su hijo en cada visita. “Las radiografías solo se toman cuando son necesarias”, dice.

¿Pueden revisar el protector bucal de mi hijo?

Si su hijo juega deportes todo el año, asegúrese de que él o ella traiga su protector bucal para que el dentista pueda revisar su desgaste y el ajuste. “Si su hijo está teniendo un periodo de crecimiento, se le están cayendo dientes de leche y le están saliendo dientes permanentes, es posible que se deba obtener un nuevo protector bucal”, dice.

¿Qué son los selladores?

Los selladores pueden ser otra manera de evitar las caries en su hijo, pero no son un sustituto del cepillado de dientes y el uso de hilo dental. Un sellador es un recubrimiento protector delgado (hecho de plástico u otros materiales dentales) que su dentista puede aplicar sobre las superficies de masticación de las muelas posteriores permanentes (llamadas molares) de su hijo. Una vez aplicados, los selladores trabajan para impedir que las bacterias que provocan caries y los trozos de alimentos se asienten en los recovecos de la boca donde no puede llegar el cepillo de dientes de su hijo. Esto ayuda a evitar que se formen caries y que empeoren los puntos pequeños de caries.

De hecho, la aplicación de selladores en sus molares permanentes reduce el riesgo de desarrollar caries en un 80%. Es mejor aplicar los selladores tan pronto como aparezcan las muelas permanentes en la encía de su hijo (usualmente a los 6 años, luego nuevamente a los 12 años). “Aplicar un sellador no afecta”, dice la Dra. Hayes. “Cuando las muelas permanentes comienzan a aparecer, los padres deben preguntar si se recomienda aplicar selladores”. La mayoría de ellos duran años y los dentistas de su hijo se asegurarán de su mantenimiento en cada visita periódica.

Más información de MouthHealthy