Sequedad de Boca

La sequedad bucal, también llamada xerostomía, es la consecuencia de un flujo de saliva insuficiente. No es una enfermedad, sino un síntoma de un trastorno médico o un efecto secundario de determinados medicamentos, como los antihistamínicos, los anticongestivos, los analgésicos o los diuréticos, entre otros muchos.

La saliva es la defensa principal de la boca contra la caries dental y mantiene la salud de los tejidos blandos y duros en la boca. La saliva arrastra los alimentos y otros desechos, neutraliza los ácidos producidos por las bacterias de la boca y proporciona sustancias que combaten enfermedades en toda la boca, lo que protege frente a la invasión o el crecimiento excesivo de microbios que podrían causar una enfermedad.

Algunos de los problemas habituales relacionados con la sequedad bucal son: dolor de garganta constante, sensación de quemazón, problemas al hablar, dificultad al tragar, ronquera o sequedad en los conductos nasales. Sin saliva, puede producirse asimismo una caries dental extensa.

Su dentista puede recomendarle varios métodos para restablecer la humedad. Los dulces o chicles sin azúcar estimulan el flujo salival, y la humedad puede recuperarse usando saliva artificial y enjuagues bucales. Para un alivio seguro y eficaz de los síntomas de la sequedad bucal, busque un producto con El Sello de Aprobación de la Asociación Dental Americana.

Para obtener más información, visite el sitio web de la Fundación del síndrome de Sjogren en www.sjogrens.org