Anestesia y la sedación

Se encuentran disponibles varios medicamentos que ayudan a que las visitas al dentista sean más relajadas y cómodas. Algunos fármacos controlan el dolor, algunos ayudan con la relajación y otros llevan hasta un estado de sueño profundo durante los tratamientos dentales. Usted y su dentista pueden hablar de varios factores al decidir cuál fármaco utilizar para su tratamiento. Se considerarán el tipo de procedimiento, su salud en general, historial de alergias y su nivel de ansiedad al determinar cuál método es mejor para su caso en particular.

Su dentista podría recomendar que su hijo reciba anestesia o sedación para que se relaje y se puedan llevar a cabo de manera segura algunos procedimientos dentales. Estas son algunas preguntas que puede hacer a su dentista antes de que su hijo sea sometido a algún tipo de anestesia.

La anestesia local es un tipo de medicamento que se utiliza para prevenir dolor en una zona específica de la boca durante el tratamiento; los nervios que sienten o transmiten el dolor son bloqueados, lo cual adormece los tejidos bucales. Su dentista podría aplicar un anestésico tópico para adormecer una zona antes de inyectar un anestésico local. Los anestésicos tópicos también pueden ser utilizados para calmar dolorosas llagas en la boca. Los anestésicos inyectables se pueden utilizar en procedimientos tales como el empaste de caries, la preparación de los dientes para las coronas o tratar enfermedades de las encías.

Según el procedimiento, es posible que usted necesite de un analgésico después del tratamiento. Los medicamentos que se utilizan para aliviar el dolor pueden dividirse en dos grupos: los narcóticos y los no narcóticos. Los no narcóticos son los fármacos que más se utilizan para aliviar el dolor de muelas o el dolor que se presenta luego de un tratamiento dental. Estos incluyen el acetaminofén y los fármacos anti inflamatorios no esteroideos, tales como el ibuprofeno y las aspirinas. Los analgésicos narcóticos, tales como los opioides, funcionan con receptores ubicados en el cerebro para aliviar el dolor.

Asegúrese de hablar con su dentista sobre cómo asegurar y desechar de manera adecuada cualquier medicamento sin usar, no deseado o que ya haya expirado. Asimismo, tómese tiempo para hablar con sus hijos sobre los peligros de usar medicamentos recetados para propósitos que no sean médicos.

En algunas visitas dentales, es posible que su dentista utilice un sedante. Los sedantes pueden ser administrados antes de los procedimientos dentales o durante los mismos. La sedación puede involucrar gases que son inhalados, pastillas que son ingeridas o medicina inyectada. Los tratamientos más complejos pueden requerir una sedación más profunda para aliviar tanto el dolor como la ansiedad. En ciertas ocasiones, se puede utilizar anestesia general para causar una pérdida temporal del conocimiento.

Los dentistas tratan a millones de pacientes, incluyendo el manejo de dolor y ansiedad de manera segura cada año. La ADA le recomienda tomar un papel activo en el cuidado de su salud bucal. Esto se refiere a comprender los riesgos y los beneficios del tratamiento dental para que usted y su dentista puedan tomar las mejores decisiones referentes al tratamiento ideal para usted. Al trabajar en conjunto, usted y su dentista podrán elegir los pasos adecuados para que sus visitas dentales sean lo más seguras y cómodas posibles, además de ayudarle a mantener una sonrisa saludable.


Última actualización 31 de mayo de 2019.