7 Alimentos Para Tus Dientes Ricos en Calcio, Sin Lactosa

Cuidar tus dientes significa algo más que cepillártelos y limpiar entre ellos todos los días. También significa prestar atención a los alimentos que comes.

Uno de los nutrientes más importantes para tener los dientes saludables es el calcio. El calcio fortifica la capa dura exterior de tus dientes, llamada esmalte, que es la defensa contra la erosión y las caries. Para proteger tus dientes y conseguir la cantidad diaria recomendada de 1.000-2.000 mg de calcio, mucha gente recurre a los productos lácteos, como la leche, el queso y el yogurt.

Si no toleras la lactosa o necesitas limitar los lácteos, hay un buen número de alimentos que pueden seguir dándote el calcio que necesitas. El calcio se encuentra de forma natural en algunos alimentos, mientras que otros, como el zumo, el tofu e incluso los waffles se refuerzan en la actualidad añadiéndoles calcio.

Éstas son algunas de las opciones no-lácteas para ayudarte a mantener fuertes tu cuerpo y tu sonrisa, según la Base de datos de composición de los alimentos del Departamento de Agricultura.

Jugo de Naranja con Calcio Añadido

Vaso de zumo de naranja

Las naranjas tienen de forma natural un poco de calcio, pero muchas variedades de jugo de naranja (que es también una fuente importante de vitamina C) vienen ahora reforzadas con calcio. Por ejemplo, el jugo de naranja congelado hecho de concentrado contiene 1514 mg de calcio por vaso. ¡Esto es la cantidad diaria recomendada en solamente un vaso! De todas formas, el jugo puede contener mucho azúcar, así que bébelo con moderación. Si tu hijo bebe jugo, asegúrate de servirle la cantidad recomendada para su edad.

Tofu con calcio añadido

Cuenco de cubos de tofu grande

Cuando está reforzado con calcio, el tofu es una elección inteligente para tus dientes. El tofu fresco con calcio añadido tiene 861 mg de calcio por media taza. (El tofu sin calcio añadido viene con unos 100-200 mg por taza.) El tofu natural no contiene gluten ni colesterol. Es también una fuente excelente de proteínas, así que puedes añadirlo a los revueltos, refritos, ensaladas y otros platos.

Pescado en lata

Pescado en lata

Las sardinas en lata (569 mg por vaso) y el salmón (241 mg por vaso) pueden ser buenos para tu cuerpo, si te comes las raspas. Las raspas es donde reside la mayor parte del calcio. Como las raspas son blandas, puedes machacarlas y servirlas de manera que sean indetectables en muchos platos. Prepáralas para untar y sírvelas sobre las tostadas o para hacer tartas de pescado. Y si te gustan las sardinas enteras o los trozos de salmón, añádelos a las ensaladas. Y si estás pensando en pizza, ¿alguien la quiere de anchoas?

Legumbres

Legumbres

Las legumbres te llenan de energía con proteínas, fibra, y multitud de vitaminas y minerales, además de ser una sólida fuente de calcio. Tan sólo una taza la soja proporciona 515 mg de calcio, las habichuelas blancas aportan 485 mg y las habichuelas rojas 359 mg. Cómelas asadas o al vapor, ponlas batidas en una salsa o añádelas a sopas y ensaladas.

Almendras

Cuenco de almendras

Con 246 mg por ración, las almendras son un gran tentempié que contiene grasas saludables, fibra, magnesio y vitamina E. Toma un puñado como aperitivo de la tarde en lugar de algo dulce y ¡estarás satisfecho hasta la hora de la cena!

Vegetales de hoja verde

 col rizada

Piensa en verde cuando desees darle un empujón nutricional a tu plato. Los vegetales de hoja verde como la col rizada (179 mg por taza), las berzas congeladas (357 mg por taza) o las espinacas cocidas (257 mg por taza) te proporcionan una gran cantidad de calcio. Son también portentosas cuando se trata de nutrientes, bajas en calorías y altas en fibra.

Leche de soja

Vaso de leche de soja

Si no puedes tomar leche entera, la leche de soja reforzada puede ser un buen sucedáneo del calcio. La leche de soja enriquecida con calcio contiene por término medio 340 mg por vaso, mientras que sin enriquecer contiene unos 61 mg por vaso. Hay disponibles muchos sabores diferentes, así que comprueba la etiqueta cuando compres para asegurarte de que estás obteniendo el calcio que necesitas (y mira también si tiene azúcar añadida). Bébela sola, úsala con los cereales o añádela a tu café en la mañana.