El superhéroe que vive dentro de tu boca

Una batalla épica entre el bien y el mal está ocurriendo dentro de tu boca en este momento, y sólo hay un superhéroe que puede salvar tus dientes de la caries. No es un pájaro, no es un avión, ¡es el flúor!

Historia del origen del flúor

El flúor procede del Planeta Tierra. Se encuentra naturalmente en las rocas, el suelo y el agua, pero el flúor no existe por sí solo. Como tantos otros superhéroes, es creado mediante un proceso científico.

El flúor es en realidad un ión químico, uno de los 20 elementos más comunes de la corteza terrestre. Un ión es un átomo cargado positiva o negativamente que ayuda a los elementos a combinarse entre sí. Cuando el flúor, que es un ión negativo, se encuentra con un ión positivo como el sodio, nace el luchador de la caries.

Cuando estos compuestos del flúor se encuentran en tu boca, pueden hacer tus dientes más fuertes y prevenir la caries. Pueden incluso revertir los dientes picados en su primera etapa.

Flúor al rescate

Entonces, ¿cómo lucha el flúor contra la caries? Para empezar, vamos a ver qué es lo que el flúor está trabajando tan duro para proteger: tus dientes.

El esmalte dental es la cobertura exterior de tus dientes. Es más fuerte que los huesos y está hecho de calcio y fosfato. Tu saliva también está cargada de calcio y fosfato y baña los dientes para mantenerlos fuertes.

Cuando comes cosas como caramelos, galletitas o fideos, las bacterias que producen la caries empiezan a comerse los carbohidratos que hay en estas comidas. Esto hace que los ácidos ataquen tus dientes, y que el calcio y el fosfato sean arrancados del esmalte dental, dejándote más vulnerable a las caries y a los dientes picados.

Sin embargo, la saliva interrumpe el ataque al cubrir tus dientes y vuelve a añadir calcio y fosfato para reemplazar el que se ha perdido.

Es entonces cuando el flúor se convierte en superhéroe. Cuando tu saliva tiene flúor de fuentes como crema dental o agua, tus dientes pueden absorberlo. Una vez en tu esmalte, el flúor se une al calcio y al fosfato para crear el sistema de defensa más poderoso que tienen tus dientes para prevenir la caries: la fluorapatita. Es mucho más fuerte, mucho más resistente a la caries y lucha para proteger tus dientes.  

¿Cómo puedo poner al flúor de mi parte?

Hay muchas maneras de hacer que el flúor luche por ti. El flúor se encuentra en los sistemas de agua comunitaria. El CDC tiene un sitio web donde puedes mirar si tu suministro de agua contiene flúor. También se encuentra en enjuagues bucales, y tu dentista puede aplicarlo a tus dientes en su consulta.

En casa, asegúrate de lavarte los dientes dos veces al día con crema dental que tenga el sello de ADA. Esto significa que ha sido analizada y muestra que contiene la cantidad apropiada de flúor para proteger tus dientes. Y asegúrate de beber agua con flúor. Recuerda que no todas las aguas embotelladas, por ejemplo, contienen flúor.