Skip to Main Content
English | Español
A A A

5 Formas en que la Diabetes Puede Afectar Tu Boca

 

La diabetes puede dañar todo tu cuerpo, pero también puede aumentar el riesgo de enfermedades dentales y otras dolencias que se manifiestan en tu boca. De hecho, uno de cada cinco casos del total de pérdida de dientes está relacionado con la diabetes.

La buena noticia es que puedes tomar las riendas de tu salud ahora. Controlar tu azúcar en sangre, cepillarte, usar hilo dental e ir al dentista regularmente pueden hacer mucho por ayudar a reducir la posibilidad de desarrollar estos problemas bucales relacionados con la diabetes.
 

Enfermedad de las Encías

¿Notas sangre cuando te cepillas o usas el hilo dental? Podría ser un síntoma prematuro de la enfermedad de las encías. Si se agrava, el hueso que aguanta tus dientes puede romperse, lo que llevaría a la pérdida de dientes. Una enfermedad de las encías temprana puede revertirse con cepillado, hilo dental y dieta. Los estudios indican que puede empeorar si tus niveles de azúcar en sangre no están controlados, así que haz todo lo posible por controlarlos.
 

Boca Seca

Según los estudios, las personas con diabetes producen menos saliva, así que podrías sentirte reseco o con mucha sed. (Las medicinas y unos altos niveles de azúcar también son las causas). Combate la sequedad de boca bebiendo agua, masticando chicle sin azúcar y comiendo alimentos crujientes y saludables para que fluya la saliva. Esto es especialmente importante porque el azúcar extra en tu saliva, combinado con menos saliva que lave los restos de comida, puede conducir a las caries.
 

Cambios en el Gusto

Tus sabores favoritos podrían no saber tan bien como los recuerdas, si tienes diabetes. Podría ser decepcionante, pero date la oportunidad de experimentar con diferentes gustos, texturas y especias en tu comida favorita. Sólo ten cuidado de no agregar demasiada azúcar a tu comida en un esfuerzo por darle sabor. No sólo puede afectar la calidad de tu dieta, también puede llevarte a tener más caries. Si el mal gusto persiste en tu boca, visita a tu dentista o médico.
 

Infecciones

La diabetes afecta tu sistema inmunológico, haciéndote más vulnerable a las infecciones. Una infección común en las personas con diabetes es una infección de hongos llamada afta. Los hongos se desarrollan por la alta cantidad de azúcar que hay en la saliva, y aparece una capa blanca sobre la lengua y dentro de las mejillas. El afta es más común entre personas que usan dentaduras postizas, y a menudo deja mal gusto en la boca. Visita al dentista si crees que tienes candidiasis oral u otra infección.
 

Curación Lenta

¿Has notado un herpes labial o un corte en la boca que tarda mucho en desaparecer? Esta puede ser otra forma en que la diabetes podría afectar tu boca. Un control pobre del azúcar en sangre puede hacer que las heridas no curen con rapidez ni apropiadamente. Si tienes algo en la boca que no parece curarse como debería, visita a tu dentista.