Skip to Main Content
English | Español
A A A

7 malos hábitos de higiene bucal con los que debemos acabar en 2017

 

No cambiar el cepillo con frecuencia

¿Sabía usted que la vida útil promedio de un cepillo de dientes es de 3 a 4 meses? Así que propóngase cambiarlo con dicha frecuencia. Si las cerdas están desgastadas y rotas, el cepillo no cumple su función, lo cual es una señal de que es tiempo de cambiarlo. Es muy importante fijarse que tenga el sello de aprobación de la ADA.
 

No cepillarse suficiente tiempo

Si usted es de las personas que hace todo a la rápida, lea con atención. Los dientes deben cepillarse dos minutos, dos veces al día. La mayoría de nosotros no lo hacemos: el tiempo promedio que dedicamos es de 45 segundos. Si considera que es su caso, le recomendamos tomar el tiempo. ¡Haga más ameno el momento tarareando su canción favorita!
 

Cepillarse con demasiada fuerza

Tenga cuidado con sus dientes. Quizá piense que eliminará más residuos de comida y bacterias si se cepilla con fuerza, pero un cepillado suave es más que suficiente. Si presiona demasiado, puede desgastar el esmalte y lastimar las encías.
 

Cepillarse justo después de comer

Si siente la necesidad de lavarse los dientes después de comer o beber algo, espere al menos 30 minutos, especialmente si comió cítricos (como limón o toronja) o tomó refresco. Mientras tanto, puede beber agua o masticar chicle sin azúcar para limpiar sus dientes.
 

No guardar el cepillo como corresponde

Al terminar de cepillarse, coloque el cepillo en posición vertical y déjelo secar al aire. Si lo coloca en un estuche cerrado, proliferarán los gérmenes; si hay otros cepillos cerca, procure mantenerlos separados del suyo.
 

Usar un cepillo de cerdas duras

Es mejor usar cepillos de cerdas suaves. Las cerdas de textura media o dura pueden desgastar el esmalte y causar sensibilidad al ingerir bebidas y alimentos fríos.
 

No cepillarse con la técnica adecuada

Para lograr mejores resultados, siga los pasos a continuación: Coloque el cepillo en un ángulo de 45 grados con respecto a las encías. Deslice suavemente el cepillo hacia adelante y hacia atrás con movimientos cortos que cubran los dientes por completo. Cepille las superficies externas, internas y de masticación. Para limpiar las superficies internas de los dientes frontales, incline el cepillo verticalmente y haga varios movimientos hacia arriba y hacia abajo.