Vasos para Bebés y los Dientes de Tu Hijo

¡Es un paso importante digno de celebrar: Tu bebé se está graduando de los biberones! Según la Academia Americana de Pediatría, tu bebé debe estar listo para dejar de tomar el pecho o biberón entre los 12 y los 24 meses.

Puede que tu bebé no esté listo para usar un vaso estándar en seguida, pero existen varios tipos de vasos que   puedes usar para ayudarle a dar el paso de bebé a niño mayor. Estas son tres cosas a tener en cuenta.

Qué Tipo de Vaso para Bebé Usar

Si bien es tentador comprar vasos “a prueba de derrames”, estos vasos son básicamente biberones con un diseño diferente. El objetivo es pasar de chupar a sorber. Ninguno de estos vasos tiene una válvula que pare los derrames y la única forma de que tu hijo beba en un vaso a prueba de derrames es chupando, no sorbiendo.

Para ayudar a tu hijo a aprender a sorber, busca vasos de bebé con las siguientes características:
  • Un vaso con tapa de broche o de rosca que tenga un pitorro, no una válvula
  • Tazas para bebés con dos asas
  • Vasos de base pesada que los mantengan erguidos y reduzcan derrames

Lo Que Hay en el Vaso de Tu Hijo

Conoce cuáles son las mejores bebidas que puedes dar a tu hijo. El agua con flúor es la mejor bebida para los dientes de tu hijo, así que ofrécele siempre agua primero. La leche también es una buena opción que ofrecerle durante las comidas.

Si tu hijo toma jugo, asegúrate de servirle los límites recomendados apropiados a su edad en las comidas, solo si no dejas que lo lleve de un sitio a otro todo el día. Las bebidas azucaradas como los jugos de fruta aumentan el riesgo de caries de tu hijo, especialmente si las toma entre comidas. Al masticar en las comidas, la saliva fluye ayudando a lavar cualquier resto de azúcar del jugo o alimentos de sus dientes.

Dónde y Cuándo Debe Usar Tu Hijo Vasos para Bebés

¡Como cualquier otra habilidad nueva que aprenderá tu bebé, saber usar un vaso estándar llevará tiempo, práctica y paciencia por tu parte y por la suya! Para facilitar que se convierta en un hábito, usa un vaso para bebés con agua entre las comidas o cuando estés en movimiento.

Las comidas son un buen momento para que tu hijo empiece a practicar a sorber de vasos de verdad. Limita los derrames empezando con pequeñas cantidades de agua o leche en vasos que tu hijo pueda agarrar con comodidad. Las tazas con dos asas o los vasos de papel pequeños pueden ser buenas herramientas de inicio.

Y, por supuesto, nunca dejes que tu bebé camine y sorba al mismo tiempo y evitarás una herida en la boca.

Cuando acabe el día, no dejes que tu hijo se vaya a la cama con ninguna clase de taza o vaso, a menos que esté lleno de agua. Dejar que bebidas azucaradas se acumulen en la boca de tu hijo por la noche puede causarle caries.

Más sobre MouthHealthy