Probado en niños, aprobado por dentistas: 6 Consejos de padres dentistas para limpiar los dientes

Como padre, podrías tener más en común de lo que piensas con tu dentista. A muchas madres y padres, incluso dentistas, les cuesta mantener limpias las bocas y los dientes de sus hijos. El Dr. Gene Romo, dentista de ADA, es padre de cuatro, de edades 13, 10, 8 y 2. “Como se pueden imaginar, en nuestra casa hay un amplio rango de comportamiento sobre quién se quiere lavar los dientes y quién no”, nos dice.  “No solamente soy dentista, soy su padre, así que asegurarme de que se están creando buenos hábitos cuando son pequeños es importante para mí”.

Para mantener fuertes las sonrisas de tu familia, prueba algunos trucos del oficio que tienen padres y madres dentistas: 

Crea una rutina familiar divertida 

En casa del Doctor Romo, hay una regla que todo el mundo sigue: “Tienes que cepillarte antes de irte a la cama, y no puedes irte de casa por la mañana hasta que no te cepilles”, nos dice. “La cosa más importante es asegurarse de que tu familia se cepilla 2 minutos, dos veces al día”.

A los niños pequeños les encanta imitar a sus padres, así que aprovecha la oportunidad para dar ejemplo. “Una cosa que he hecho con todos mis hijos es jugar con ellos el juego del tipo lo que el mono ve, el mono hace. Todos tenemos nuestros cepillos de dientes, y ellos hace lo que hago yo”, dice el doctor. “Cuando abro la boca, ellos abren la boca. Cuando empiezo a cepillarme los dientes delanteros, ellos empiezan a cepillarse los dientes delanteros, y así, hasta que es hora de enjuagarse y escupir. Es simplemente una forma divertida de enseñarles cómo cepillarse adecuadamente, y también de estar un rato juntos”.

Hacer del cepillado una actividad familiar ayuda asimismo a vigilar que los hábitos son saludables.  “Algunos niños quieren hacerlo todo ellos solos, hasta cepillarse, así que puedes vigilarlos para asegurarte de que no están usando más cantidad de la que deberían; una cantidad de un grano de arroz para niños menores de 2 años y de un guisante para niños mayores de 3”, dice el doctor. “Además puedes hacer un chequeo final para ver si quedan restos de comida cuando terminen de cepillarse”.

Prueba un ángulo nuevo

Cuando su hija tenía solo 6 meses, la Dra. Ruchi Sahota, dentista de ADA, le pidió a su marido que la tomara en brazos mientras se cepillaba, o que se cepillara cuando su hija estaba tumbada. “En ese momento es como mejor se pueden ver los dientes desde adelante hacia atrás”, dice la doctora. 

Si tu hijo es lo bastante mayor para estar de pie y quiere cepillarse en el baño, el Dr. Richard Price, dentista de ADA, sugiere un método diferente. “Ponte de pie detrás de tu hijo y haz que te mire”, dice el doctor. “Esto hace que la boca se abra y facilita ayudarlo a cepillarse”.

Niños más mayores, desafíos mayores

Revisar los hábitos de higiene dental de tus hijos a diario no se acaba cuando se hacen mayores. Es un desafío mayor cuando obtienen la licencia de conducir y entran en la universidad, dice la Dra. María López Howell, dentista de ADA. “Los nuevos conductores pueden conducir a través de cualquier restaurante de comida rápida para buscar el tipo de comida y bebida que no pueden encontrar en una casa orientada hacia la salud”, dice la doctora. “El Nuevo estudiante universitario se acuesta tarde estudiando o socializando. No tienen una rutina nocturna, así que será más probable que se acuesten sin cepillarse”.

Mientras tus hijos sigan en casa, revisa su cepillado y habla con ellos sobre una alimentación sana, especialmente cuando se trata de bebidas azucaradas o bebidas ácidas. Después de abandonar el nido, fomenta los buenos hábitos con paquetes de cepillos de dientes, crema dental o limpiadores interdentales como la seda dental con el Sello de Aceptación de ADA. ¡Y cuando estén de vacaciones en casa, asegúrate de que van a sus chequeos regulares! O si las vacaciones son muy agitadas, encuentra un dentista cerca del campus para que puedan seguir yendo a sus visitas regulares.

Juega a los detectives…

A medida que tus hijos se hacen mayores, probablemente están cuidándose los dientes  lejos de tus ojos vigilantes. El Dr. Romo pregunta a sus hijos mayores si se han cepillado, pero cree que necesita chequear si lo han hecho, así que chequea si el cepillo de dientes está húmedo. “Hay veces en que el cepillo de dientes está completamente seco”, dice el doctor. “Entonces volveré a hablarles y les diré, ‘Vale, es hora de hacerlo juntos’”.

Si crees que tu hijo se ha enojado y sólo está poniendo el cepillo de dientes bajo el agua, ve un poco más lejos. “Entonces le diré, ‘Déjame oler tu aliento para que pueda oler la crema dental”, dice el doctor. “Se trata en resumen de establecer la rutina y de hacer a tu hijo responsable de seguirla”. 

…Y guarda las pruebas

Podría ser tan simple como un trozo de seda usada. Suena asqueroso, pero es una táctica que ha ayudado a la Dra. López Howell a animar a los adolescentes a seguir teniendo buenos hábitos dentales a lo largo del high school y de la universidad. 

Para recordarles la importancia de la seda dental, la Dra. López Howell les pide a sus pacientes adolescentes que se pasen la seda y entonces les hace olerla. Si huele mal, les recuerda que su boca debe oler de la misma manera. “Es un momento ‘ajá’”, explica la Dra. López Howell. “¡No quieren tener mal aliento, especialmente una vez que ven que quitarse la placa dental puede mejorar su vida social!” 

Ante todo, no te rindas

Si poner a tu hijo en el lavabo durante dos minutos se siente como un éxito (mucho más que se cepille), no estás sola. “Fue muy difícil ayudar a mi hija a cepillarse porque se resistía mucho”, dice la Dra. Alice Boghosian. Sólo recuerda mantener la calma y ser persistente.

“Al final, cepillarse se convierte en un placer”, dice la Dra. Boghosian. La doctora aconseja a los padres que den buen ejemplo cepillándose con sus hijos. “¡Una vez que tu hijo se esté cepillando solo, lo sentirá como un triunfo, y tú también!” 

Más de MouthHealthy