5 preguntas que debe hacer en casa de su hijo de vuelta a la escuela visita al dentista

La temporada escolar estará aquí antes de que vuelvas la cabeza. Envía a tu hijo a clase con una cartera nueva, lápices frescos y una sonrisa saludable.

Algunos colegios exigen un examen dental de vuelta al cole. Pero siempre es un buen momento del año para concertar una cita dental rutinaria con su dentista. “Podemos ayudar a encontrar y resolver cualquier problema para que tu hijo no tenga que faltar al colegio una vez que empiecen las clases”, dice la Dra. Mary Hayes, odontóloga pediátrica de ADA. “Es además un momento excelente para ayudar a recuperar algunos de los hábitos dentales de tu hijo que se hayan perdido durante el verano, cuando las rutinas dentales se olvidan y hay más dulces alrededor”.

Estas son unas cuantas preguntas que puedes preguntar cuando tu hijo vaya a la cita:

¿Qué tal está la salud dental de mi hijo en general?

El dentista revisará la salud general de la boca de tu hijo, incluídos sus dientes y encías. “Chequearemos para asegurarnos de que los dientes están alineándose correctamente, si la mordida de tu hijo está en buena forma y echaremos un ojo a cualquier problema [de ortodoncia] que pueda surgir más tarde ”, dice la Dra. Hayes.“También nos aseguraremos de que los dientes de leche se los lleva el Hada de los Dientes como debe de ser”.

¿Le van a hacer una limpieza a mi hijo hoy?

Esto es necesario, sin importar lo bien que tu hijo se cepille.“Incluso si tu hijo, o tú, en realidad, se cepilla dos veces al día, no es posible deshacerse de todas las bacterias que pueden conducir a una caries”, dice la Dra. Hayes. “Y por otra parte, pudiera ser que tu hijo se vaya de acampada y no abra su cepillo de dientes”.

Por esta razón, una limpieza professional es muy útil. “Limpia las bacterias causantes de la caries y ayuda a mantener el tejijo de las encías sano”, dice la doctora. “También puede quitar algunas manchas de los dientes”.

¿Necesita radiografías mi hijo?

Los rayos X ayudan a tu dentista a ver cómo están creciendo los dientes de tu hijo y a asegurarse de que las raíces de sus dientes están sanas. También se usan para ver si hay alguna caries entre los dientes de tu hijo. “El proceso de deterioro dental puede ser muy, muy rápido, así que cuanto antes se descubra, mejor”, dice la Dra. Hayes.

Tu hijo no va a necesitar radiografías en todas las visitas. “Sólo las hacemos cuando son necesarias”, dice la doctora.

¿Puede chequear el protector bucal de mi hijo?

Si tu hijo practica algún deporte durante todo el año, asegúrate de que llevas su protector bucal contigo al dentista para que chequee cualquier signo de rotura o desgaste, y si le ajusta bien. “Si tu hijo ha dado un estirón, ha perdido dientes y le han salido otros nuevos, hay que rehacer el protector dental”, dice la doctora.

¿Qué son los selladores?

Los selladores pueden ser otra manera de mantener a tu hijo alejado de la caries, aunque no son un sustituto del cepillado y el uso de la seda dental. Un sellador es una fina capa protectora (hecha de plástico u otros materiales dentales) que tu dentista puede colocar en las superficies masticadoras de los dientes posteriores permanentes de tu hijo (que llamamos muelas o molares). Una vez que son puestos, los selladores evitan que las bacterias causantes de la caries y los restos de comida se instalen en las ranuras y huecos de los dientes de tu hijo que el cepillo de dientes no puede alcanzar. Esto ayuda a evitar que se formen caries y a que pequeños puntos de deterioro dental empeoren.

De hecho, los niños y adolescentes con selladores dentales tienen un 76% menos de probabilidades de desarrollar caries en los molares. Es mejor que a tu hijo le pongan los selladores tan pronto como sus dientes salgan (generalmente a la edad de 6 años, luego de nuevo a la edad de 12). “Aplicar o poner un sellador no duele”, dice la Dra. Hayes. “Cuando los molares permanentes empiezan a salir, los padres deben preguntar si están recomendados los selladores”. La mayoría duran años, y el dentista de tu hijo debe asegurarse de que están bien en cada visita rutinaria.

Más de MouthHealthy