Parte

Nutrición

Niño sonriente en la mesa de comer

Los niños necesitan dientes fuertes y sanos para masticar la comida, hablar y tener una bonita sonrisa. Además, una buena dieta es esencial para el crecimiento y el desarrollo del niño. Casi todos los alimentos, entre ellos la leche y las verduras, contienen algún tipo de azúcar, que puede contribuir a la aparición de caries. Para ayudar a controlar la cantidad de azúcar que su hijo consume, procure leer siempre las etiquetas de los productos alimenticios y elija alimentos y bebidas que sean bajos en azúcares añadidos. Seleccione, también, bebidas como el agua, que hidratan y contribuyen a una buena nutrición.Qué se puede comer:

Según MyPlate, un sitio web desde el Centro de Política y Promoción de Nutrición, una agencia del Departamento de Agricultura de EE.UU., una dieta equilibrada debe incluir:

  • Frutas y Verduras. Combinados estos deben ser la mitad de lo que usted come todos los días.
  • Cereales. Asegúrese de que al menos la mitad de los granos que consume sean granos integrales, como avena, pan de trigo integral y arroz integral.
  • Productos Lácteos. Elija productos lácteos bajos en grasa o sin grasa.
  • Las Proteínas Magras. Tomar decisiones de proteína magra, como la carne de res magra, pollo sin piel y pescado. Trate de variar sus opciones de proteína que incluyen los huevos, frijoles, guisantes y legumbres, también. Coma por lo menos 8 oz. de pescados y mariscos a la semana.

Además de una dieta nutritiva, los hábitos de tomar refrigerios, biberones y chupetes también influyen en la salud bucal de su hijo. Estos son algunos consejos para mantener la boca del niño sano:

  • Llene los biberones únicamente con leche en polvo para bebés, leche o leche materna. Evite llenar el biberón con líquidos como, por ejemplo, agua azucarada, jugo y bebidas refrescantes.
  • Los bebés deberían terminarse los biberones de la noche y la siesta antes de irse a la cama.
  • Si su hijo utiliza chupete, déle uno limpio; no lo unte en azúcar o miel, ni se lo lleve a la boca antes de dárselo al niño.
  • Anime a los niños a beber de una taza cuando hayan cumplido un año y no fomente el uso frecuente o prolongado de vasitos para sorber.
  • Fomente hábitos alimentarios saludables que incluyan una dieta con muchas verduras, frutas y cereales.
  • Sirva meriendas nutritivas y limite los dulces entre comidas.