Parte

Muelas del juicio

Las muelas del juicio, también denominadas molares terceros, se llaman así por ser los últimos dientes que salen durante la edad adulta joven. En el marco de una visita al dentista, este le examinará para determinar si las muelas del juicio están sanas y bien colocadas.

Cada paciente es único, pero en general, puede que sea necesario extraer las muelas del juicio cuando existan pruebas de cambios en la boca tales como:

• dolor
• infección
• quistes
• tumores
• daños en los dientes adyacentes
• enfermedad de las encías
• caries dental (si no es posible ni deseable restaurar el diente)

El dentista o especialista también podrá recomendar la extracción de dientes a fin de evitar problemas o por otros motivos, como, por ejemplo, cuando la extracción se inscribe en el contexto de un tratamiento de endodoncia, de reparación o periodontal. Por otra parte, el estado de la boca cambia a lo largo del tiempo. Las muelas del juicio que no se eliminan deberían seguirse supervisando, porque el potencial de desarrollar problemas en el futuro sigue existiendo. Al igual que otras afecciones, a medida que las personas envejecen, corren mayor riesgo de padecer problemas de salud, y eso incluye posibles problemas con las muelas del juicio.

Las visitas habituales al dentista son importantes para que pueda evaluar no solo sus muelas del juicio, sino también su salud bucal global y ayudarle a prevenir y manejar enfermedades dentales y a conseguir una salud bucal óptima.