Parte

Diente

Los dientes se componen de cuatro tejidos dentales. Tres de ellos, el esmalte, la dentina y el cemento, son los tejidos duros. El cuarto, la pulpa (el centro del diente que contiene los nervios, los vasos sanguíneos y el tejido conjuntivo), es un tejido blando o no calcificado.

Anatomía del diente

Diagram of a tooth sliced in half to show the inside - Spanish

  1. Esmalte. El tejido duro y calcificado que cubre la dentina en la corona del diente. Al no contener células vivas, el esmalte dental no puede reparar los daños ocasionados por la caries o el desgaste. Solo un dentista puede corregir estos problemas.
  2. Corona anatómica. La parte visible del diente. Normalmente está cubierta, e incluye, el esmalte.
  3. Encías. Los tejidos blandos que cubren y protegen las raíces de los dientes y cubren los dientes que aún no han salido.
  4. Cámara de la pulpa. El espacio que ocupa la pulpa, el tejido blando en el centro de los dientes que contiene los nervios, los vasos sanguíneos y el tejido conjuntivo.
  5. Cuello. La zona donde la corona se une a la raíz.
  6. Dentina. La parte del diente bajo el esmalte y el cemento. Contiene túbulos microscópicos (pequeños tubos o canales huecos). Cuando la dentina pierde su cobertura protectora de esmalte, estos túbulos permiten que el calor, el frío o alimentos ácidos o pegajosos alcancen los nervios y las células del interior del diente, causando la sensibilidad del diente.
  7. Mandíbula. La parte del hueso de la mandíbula que rodea las raíces de los dientes.
  8. Canal de raíz. La parte de la cavidad de la pulpa dentro de la raíz del diente; la cámara dentro de la raíz del diente que contiene la pulpa.
  9. Cemento. El tejido conjuntivo duro que cubre la raíz del diente y sujeta el ligamento periodontal.
  10. Ligamento periodontal. Un sistema de fibras conjuntivas colágenas que conectan la raíz de un diente al alvéolo.