Parte

Dentición

Aunque los recién nacidos por lo general no tienen dientes visibles, la mayoría comienza a desarrollar los dientes infantiles en torno a los seis meses de edad. Por regla general, los niños tienen tiene el conjunto completo de los 20 dientes de leche a los tres años.

Cuando salen los dientes, algunos niños pueden mostrarse nerviosos, no dormir o irritarse, perder el apetito y babear más de lo habitual. Diarrea, erupciones y fiebre no son síntomas habituales en un bebé al que le están saliendo los dientes. Si el niño tiene fiebre o diarrea mientras le salen los dientes, o sigue mostrándose malhumorado e incómodo, llame al médico.

El niño puede tener las encías doloridas cuando los dientes le empiezan a salir. Frotar con suavidad las encías del niño con un dedo limpio, una cuchara pequeña y fría o una gasa húmeda puede reconfortarle. También puede ayudar un mordedor para que lo muerda. El dentista o pediatra podría recomendar un chupete o un mordedor.

La Administración de Alimentos y Drogas (FDA) recomienda que los padres y los cuidadores no utilicen productos de benzocaína para los niños menores de dos años, con excepción de los casos en que un profesional de la salud así lo aconseje y lo supervise. La benzocaína es un anestésico local encontrado en la mayoría de las farmacias que se utiliza para aliviar el dolor; entre los nombres comercializados se incluyen Anbesol, Hurricaine, Orajel, Baby Orajel y Orabase.

Cuando empiecen a salirle los dientes al niño, cepíllelos suavemente con agua y un cepillo de dientes infantil. Los cuatro dientes delanteros del bebé suelen salir de las encías a los seis meses de edad, aunque algunos niños no tienen su primer diente hasta los 12 o 14 meses. Para los niños de más de dos años, cepille los dientes con una pequeña cantidad de pasta dentífrica fluorada. Asegúrese de que escupen la pasta. (Consulte al dentista o médico del niño si está considerando la posibilidad de utilizar un dentífrico con flúor antes de los dos años). 

Comience con las revisiones dentales habituales cuando aparezca el primer diente de su hijo, pero no más tarde del primer aniversario.