Parte

Tabaco y fumar

Sabes que fumar es perjudicial para la salud, de modo que no debería sorprenderte que los cigarrillos y el tabaco para mascar también sean dañinos para la salud bucal. Por ejemplo, pueden causar mal aliento, pero eso es solo el comienzo.

Otros posibles impactos en la salud bucal son:

  • Dientes y lengua manchados
  • Pérdida del sentido del gusto y el olfato
  • Curación lenta tras la extracción de un diente o después de otra cirugía
  • Dificultad a la hora de corregir problemas dentales estéticos
  • enfermedad de las encías
  • cáncer oral

Dejarlo es la única forma de reducir el riesgo de sufrir estos y otros problemas de salud relacionados con el tabaco. La capacidad adictiva de la nicotina, que se encuentra en cigarrillos, puros y tabaco de mascar, puede hacer que esto sea especialmente difícil. Por eso es importante disponer de un plan y una red de apoyo, personas que te ayuden a cumplir tu propósito. Escribe tus razones para dejarlo. El entrenamiento, los chicles y mantenerte ocupado pueden ayudarte a dejarlo. Habla con tu dentista o médico para ver si los medicamentos disponibles podrían ayudarte a dejar de utilizar el tabaco.

En definitiva: un ambiente sin humo es más sano para ti y para los que te rodean. Haz un plan para dejarlo, cúmplelo y empieza a llevar una vida más sana.

Para obtener más información y recursos gratuitos sobre cómo dejarlo, visita el National Institute on Drug Abuse.