Parte

Síndrome de Sjögren

El síndrome de Sjögren es una enfermedad autoinmune crónica en la que el sistema inmunitario del cuerpo ataca por equivocación sus propias glándulas encargadas de producir líquidos, las glándulas salivares y lacrimógenas, así como otros órganos. Los síntomas incluyen:

  • Ojos secos y boca seca
  • Disfunción de otros órganos como los riñones, el sistema intestinal, los vasos sanguíneos, los pulmones, el hígado, el páncreas y el sistema nervioso central
  • Fatiga extrema y dolor en las articulaciones

El síndrome de Sjögren puede afectar prácticamente a cualquier grupo racial y étnico; sin embargo, el Instituto Nacional de la Salud indica que es más común en mujeres entre 40 y 50 años. Según la Fundación para el Síndrome de Sjögren, nueve de cada 10 pacientes diagnosticados con este trastorno son mujeres.

La causa del síndrome de Sjögren es desconocida. La Fundación para el síndrome de Sjögren informa que más de cuatro millones de americanos sufren esta enfermedad. Esto la convierte en una de las enfermedades autoinmunes más comunes.

Debido a la disminución del flujo de saliva, la enfermedad de Sjögren puede ser una grave amenaza para su salud oral. La saliva, conocida coloquialmente como baba, desempeña un papel significativo en el mantenimiento de una boca sana. También ayuda a:

  • Lavar los restos de comida de los dientes y las encías
  • Lubricar y romper la comida haciéndola más fácil de tragar y mejora el sentido del gusto
  • Proveer sustancias que combatan las enfermedades en toda la boca para ayudar a prevenir las caries y otras infecciones
  • Mantener sus dientes fuertes al proveer altos niveles de calcio, flúor y fosfatos iónicos en la superficie de los dientes.

Ya que los síntomas del síndrome de Sjögren son similares a otros trastornos y enfermedades, puede ser muy difícil de diagnosticar. Según la Fundación para el Síndrome de Sjögren, los pacientes tardan una media de 4.7 años en ser diagnosticados con esta enfermedad.

Si usted sufre de boca seca, es importante que sea proactivo y hable de sus opciones de tratamiento con su dentista o su médico.

Para más información, visite la Fundación para el Síndrome de Sjögren.