Parte

Dientes sensibles

¿Probar un helado o un sorbo de café resulta a veces una experiencia dolorosa para usted? Al cepillarse o limpiarse con seda dental, ¿hace a veces un gesto de dolor? Si es así, es posible que tenga dientes sensibles.

Las posibles causas son:

• Caries dental
• Dientes partidos
• Empastes desgastados
• Enfermedad de las encías
• Esmalte dental desgastado
• Raíz dental expuesta

En los dientes sanos, una capa de esmalte protege la corona del diente, la parte sobre la línea de las encías. Bajo la línea de la encía, una capa llamada cemento protege la raíz del diente. Bajo el esmalte y el cemento está la dentina.

La dentina es menos densa que el esmalte y el cemento y contiene túbulos microscópicos (pequeños tubos o canales huecos). Cuando la dentina pierde su cobertura protectora de esmalte o cemento, estos túbulos permiten que el calor, el frío o alimentos ácidos o pegajosos alcancen los nervios y las células del interior del diente. La dentina también puede quedar expuesta cuando se retira la encía. El resultado puede ser hipersensibilidad.

 

Los dientes sensibles pueden tratarse. El tipo de tratamiento dependerá de la causa de la sensibilidad. El dentista podrá proponer varios tratamientos:

  • Una pasta dentífrica desensibilizante: que contiene compuestos que ayudan a bloquear la transmisión de sensaciones desde la superficie del diente al nervio; por lo general son necesarios varios usos antes de que se reduzca la sensibilidad.
  • Gel fluorado: una técnica que se lleva a cabo en la consulta que fortalece el esmalte del diente y reduce la transmisión de sensaciones.
  • Una corona o un empaste: estos podrán utilizarse para corregir un defecto o caries que provoquen la sensibilidad.
    Injerto de encía quirúrgico: Si se ha perdido tejido de las encías en la raíz, esto protegerá la raíz y reducirá la sensibilidad.
  • Endodoncia: si la sensibilidad es grave y persistente y no puede tratarse por otros medios, el dentista podrá recomendar este tratamiento para eliminar el problema.

Una higiene bucal adecuada es la clave para evitar el dolor de dientes sensibles. Consulte al dentista si tiene alguna pregunta sobre sus actividades diarias de higiene bucal o dudas sobre la sensibilidad dental.