Parte

Saliva

La saliva desempeña un importante papel en el mantenimiento de la salud bucal. Procede de la sangre y actúa como el torrente sanguíneo de la boca. Lo que significa es que, al igual que la sangre, la saliva ayuda a crear y mantener la salud de los tejidos blandos y duros. Cuando se reduce el flujo de saliva, se pueden producir problemas en la salud bucal, como caries y otras infecciones bucales. Masticar es la forma más eficaz para estimular el flujo de saliva. Hace que los músculos compriman las glándulas salivales, que liberan saliva.

La saliva también:

  • Elimina los alimentos y la suciedad de los dientes y las encías
  • Ayuda a humedecer y quebrar los alimentos para ayudar a tragarlos y mejora el sentido del gusto.
  • Proporciona sustancias que combaten enfermedades en toda la boca para ayudar a prevenir la caries y otras infecciones.
  • Contribuye a fortalecer la superficie de los dientes porque proporciona elevados niveles de calcio, flúor e iones fosfato en la superficie del diente.

Además de mantener la boca en buen estado, la saliva proporciona otras posibilidades. Puesto que comparte muchas propiedades con la sangre, la utilización de saliva para detectar y diagnosticar enfermedades bucales y otras enfermedades que afectan a su salud general está siendo estudiada. Los investigadores han informado de prometedores resultados en el uso de saliva para el diagnóstico de cáncer de mama, cánceres bucales, enfermedad de las encías y hepatitis viral. Ya se utiliza la saliva en análisis rápidos de VIH. 

El Instituto Nacional de Salud de los EUA ha indicado los diagnósticos salivales como un ámbito importante de desarrollo y están investigando sus numerosos usos posibles.