Parte

Placa

Sus dientes están cubiertos con una capa pegajosa llamada placa que se puede contribuir a las caries y la enfermedad de las encías. La placa tiene bacterias que, tras una comida o aperitivo que contenga azúcar, pueden liberar ácidos que atacan el esmalte dental. Los ataques repetidos pueden hacer que el esmalte se rompa y, en último término, causar caries. La placa que no se elimine con un cepillado diario riguroso y limpiando entre los dientes podría convertirse más adelante en un cálculo o sarro. Este hace más difícil mantener los dientes limpios.

Cuando el sarro se acumula por encima de la línea de las encías, el tejido de las mismas puede inflamarse y sangrar con facilidad. Esto se conoce como gingivitis, la primera fase de la enfermedad de las encías. Puede impedir la acumulación de la placa y mantener los dientes sin caries con visitas regulares al dentista, cepillándose dos veces al día con una pasta dentífrica fluorada y limpiándose entre los dientes con seda dental a diario.