Opioides

Los opioides son narcóticos que alivian el dolor y deben ser recetados por un profesional médico. Cuando se recetan y toman correctamente, son una herramienta segura y eficaz para manejar el dolor.

¿Qué Tipo de Fármacos se Consideran Opioides?

Los opioides incluyen hidrocodona (Vicodin), oxicodona (OsyContin o Percocet), morfina y codeína.

¿Son los Opioides Adictivos?

Cuando se toman tal y como se recetan por periodos cortos de tiempo bajo la vigilancia de un profesional médico, usarlos es seguro. Por desgracia, su abuso es un problema creciente y peligroso en América, ya que pueden actuar como puerta al abuso de drogas como la heroína. Según la Revista de la Asociación Médica Americana, hasta un 23 por ciento de las dosis recetadas se usan con propósitos no médicos. Por ejemplo, un amigo o familiar que toma pastillas extras sobrantes de la receta de otra persona.

Los opioides funcionan haciendo que tu cerebro sienta menos dolor. También hacen que tu cuerpo libere una hormona llamada dopamina. La dopamina causa sensación de placer, lo cual puede crear adicción.

El abuso de opioides es extremadamente peligroso. Según el Instituto Nacional contra el Abuso de Drogas, incluso una sola dosis grande, usada incorrectamente, puede causar “depresión respiratoria severa y muerte.” ADA está trabajando con la Brigada Especial de la Asociación Médica Americana para Reducir el Abuso de Opioides y con la Academia Americana de Psiquiatría de la Adicción para educar a dentistas y médicos en la prescripción segura, y ayudar a parar esta tendencia a la adicción.

Si un ser querido tiene dificultades con la adicción, llama al teléfono informativo de la Agencia de Servicios de Salud Mental y Abuso 1-800-662-HELP (4357). Es confidencial y gratuito, y está disponible 24 horas al día, 365 días al año. También puedes buscar un centro de tratamiento cercano. 

¿Cómo me Ayudará mi Dentista a Manejar el Dolor?

Las medicinas sin receta, como ibuprofeno y acetaminophen, pueden ser eficaces contra el dolor tras intervenciones dentales. Pero no hay una aproximación al tratamiento única. Para ayudar a tu dentista a decidir el curso de acción correcto, asegúrate de actualizar el formulario con tu historial de salud, hablarle sobre las medicinas que tomas y hacerle preguntas más que suficientes. Tómate la libertad de incluir a tu médico de cabecera en la conversación. Si estás en recuperación o tuviste problemas con la adicción en el pasado, díselo. Hazle saber si algún familiar ha tenido problemas con la adicción.

¿Qué debo hacer si me Recetan un Opioide?

Si te recetan un opioide, haz a tu dentista o farmacéutico las siguientes preguntas antes de cumplimentar la receta:

  1. ¿Cuál es el objetivo de esta prescripción?
  2. ¿Cuándo y cómo debo tomar estas pastillas?
  3. ¿Durante cuánto tiempo tengo que tomarlas?
  4. ¿Existe algún riesgo para mí a consecuencia de tomarlas?
  5. ¿Qué hago con las pastillas que me sobren?

¿Cómo Debo Guardar y Desechar la Medicación Sobrante?

Tras recoger la medicación recetada, tómala siguiendo las instrucciones. Guárdala en un lugar seguro que no esté a la vista y fuera del alcance de los niños, en un armario cerrado con llave. Vuelve a guardar la medicación inmediatamente después de tomar tu dosis. Por desgracia, las medicinas con receta médica se han convertido en una fuente importante de abuso de drogas entre jóvenes y adolescentes. Éstas se obtienen a menudo de un amigo o familiar que ha recibido una receta con un propósito legítimo. Los padres son a veces engañados para que entreguen estas medicinas para tratar síntomas aparentes de malestar físico o de dolor. Con más frecuencia, son robados del botiquín o recogidos de la basura.

Tu papel es importante a la hora de evitar que las medicinas con receta se conviertan en fuente de abuso en tu casa y en tu comunidad. Guarda tus fármacos narcóticos en un armario cerrado. Desecha cualquier medicación caducada, no  deseada o no usada, inmediatamente y de forma segura para reducir el riesgo de que otra persona tome estos fármacos con propósitos no médicos.

Sigue las directrices de la Oficina de Alimentos y Medicamentos y la Política Nacional para el Control de Drogas de la Casa Blanca:

  • Sigue instrucciones de desechado en la etiqueta o la información al paciente que te den con tu receta.
  • No eches las medicinas al inodoro y luego tires de la cisterna, ni las descartes por el lavabo a menos que las instrucciones de desechado así lo especifiquen.
  • Si no hay instrucciones de desechado, participa en un día de recogida de medicinas o encuentra un Centro Público de Desechado de Sustancias Controladas cercano.
  • Si no puedes asistir el día de recogida de medicinas, saca las medicinas no deseadas de su envase original y mézclalas con restos de café molido o arena de gatos en una bolsa sellada o contenedor cerrado. Esto hace las pastillas menos atractivas y menos reconocibles para cualquiera que vea tu basura, incluyendo a tus hijos.
  • Quita tu información personal de los botes de medicamentos para proteger tu privacidad.

Más Información sobre MouthHealthy