Parte

Enjuague bucal

Los enjuagues bucales se utilizan por distintos motivos:

  •  Refrescar el aliento 
  •  Ayudar a impedir o controlar la caries dental
  • Reducir la placa (una capa fina de bacterias que se forma en los dientes)
  • Prevenir o reducir la gingivitis (una fase temprana de la enfermedad de las encías) 
  • Reducir la velocidad a la que se forma el sarro (la placa endurecida) en los dientes o producir una combinación de estos efectos.

La mayoría de los enjuagues bucales está disponible sin receta. El dentista le aconsejará si usted necesita un enjuague bucal y qué clase utilizar, en función de sus necesidades de salud bucal.

Existen dos tipos de enjuagues bucales: 

  • Los enjuagues bucales terapéuticos pueden ayudar a reducir la placa, la gingivitis, la caries y el mal aliento. Los que contienen flúor contribuyen a prevenir o reducir la caries dental.
  • Los enjuagues cosméticos pueden controlar o reducir temporalmente el mal aliento y dejar la boca con un sabor agradable, pero no solucionan las causas del mal aliento, ni eliminan las bacterias causantes del mismo, ni reducen la placa, la gingivitis o la caries.

Si tiene dificultad para cepillarse y utilizar la seda dental, un enjuague bucal puede ofrecer una protección adicional contra la caries y la enfermedad de las encías. A la hora de seleccionar un enjuague bucal, busque productos que lleven el Sello de Aceptación de la ADA, que han sido sometidos a pruebas de seguridad y eficacia.