Parte

Lidocaína

La lidocaína viscosa oral es un analgésico utilizado para tratar llagas en la boca o gargantas irritadas a causa de quimioterapia contra el cáncer y ciertas intervenciones médicas.

En 2014, la Oficina de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA, por sus siglas en inglés) alertó en un comunicado que padres y cuidadores no deben usar lidocaína viscosa oral para tratar el dolor de bebés y niños que están echando los dientes. La FDA advirtió que este medicamento puede causar "daño grave, incluso la muerte" si se usa en niños.

Durante los primeros años de vida, erupcionarán de las encías de su hijo los 20 dientes de leche y la mayoría de los niños tendrá un juego completo de estos dientes a la edad de 3 años. Su hijo puede tener dolor en las encías o sensibilidad durante este tiempo. Para aliviar ese malestar, trate de frotar suavemente sus encías con un dedo limpio, una pequeña cuchara fría o una gasa húmeda. Un anillo de dentición limpio para que su niño pueda morder también puede ayudar. Su dentista o pediatra puede recomendar un chupete o un anillo de dentición.

Según la FDA, los analgésicos tópicos que se aplican frotando las encías no son necesarios ni útiles porque son enjuagados fuera de la boca del bebé en cuestión de minutos. Si se da demasiada lidocaína viscosa a bebés o niños, o si accidentalmente tragan demasiada, podría ocasionar ataques epilépticos, daño cerebral severo y problemas del corazón. Casos de sobredosis han tenido como resultado la hospitalización o muerte de bebés y niños.

Para más información, visite FDA Drug Safety Communication.