Parte

Enfermedad de las encías

La enfermedad de las encías es una infección de los tejidos que rodean y sujetan los dientes. Es una de las principales causas de pérdida dental en los adultos. Como habitualmente es indolora, puede que no sepa que la padece. Conocida asimismo como enfermedad periodontal, la causa de la misma es la placa, la película pegajosa de bacterias que se forma constantemente sobre los dientes.

Estas son algunas señales de advertencia que pueden indicar un problema:

• Encías que sangran con facilidad
• Encías rojas, hinchadas y doloridas
• Encías que se han separado de los dientes
• Mal aliento o mal sabor de boca persistente
• Dientes permanentes sueltos o que se separan
• Cualquier cambio en la manera en que encajan los dientes cuando muerde
• Cualquier cambio en el ajuste de las dentaduras postizas parciales

Algunos factores aumentan el riesgo de desarrollar la enfermedad de las encías. Son los siguientes:

• Escasa higiene bucal
• Fumar o mascar tabaco
• La genética
• Dientes torcidos que resultan difíciles de mantener limpios
• El embarazo
• La diabetes
• Medicamentos, incluidos los esteroides, determinados tipos de fármacos antiepilépticos, los fármacos de las terapias contra el cáncer, ciertos bloqueadores de los canales de calcio y los anticonceptivos orales

Consulte con el dentista si cree que tiene la enfermedad de las encías, ya que cuanto antes se trate, mejor. La primera fase de la enfermedad de las encías se conoce como gingivitis. Si tiene gingivitis, las encías enrojecen, se hinchan y sangran con facilidad. En esta fase, la enfermedad sigue siendo reversible y, por lo general, puede curarse mediante una limpieza profesional en la consulta del dentista, a la que deben seguir el cepillado y el uso de seda dental diarios.

La enfermedad de las encías avanzada se llama periodontitis. La periodontitis crónica puede conducir a la pérdida de los tejidos y huesos que soportan los dientes y puede agravarse con el tiempo. Si lo hace, los dientes se soltarán y empezarán a moverse en la boca. Esta es la forma más común de periodontitis en adultos, pero puede ocurrir a cualquier edad. Suele empeorar lentamente, pero puede haber períodos de progresión rápida.

Una periodontitis agresiva es una forma de enfermedad periodontal extremadamente destructiva que se produce en pacientes que, por lo demás, están sanos. Entre las características habituales se encuentra la pérdida rápida de tejidos y huesos en algunas partes de la boca, o en toda la boca.

En la actualidad se está investigando sobre la relación entre enfermedades sistémicas y enfermedades periodontales. Si bien no hay un vínculo concluyente, algunos estudios indican que una enfermedad grave de las encías puede estar asociada a otras afecciones como la diabetes o la apoplejía.

Es posible padecer la enfermedad de las encías y no presentar síntomas de alerta. Es uno de los motivos por los que las revisiones dentales y los exámenes periodontales habituales son muy importantes. Los métodos de tratamiento dependen del tipo de enfermedad y de hasta qué punto haya avanzado la afección. Un buen cuidado dental en casa es fundamental para tratar de evitar que la enfermedad periodontal empeore o se vuelva recurrente.

Recuerde: no hay que perder dientes a causa de la enfermedad de las encías. Cepíllese los dientes dos veces al día, límpiese entre los dientes a diario, siga una dieta equilibrada y programe visitas al dentista con regularidad para disfrutar toda la vida de una sonrisa sana.