Flúor

El flúor es a menudo llamado el guerrero natural contra la caries y con mucha razón. El flúor, un mineral producido naturalmente, ayuda a prevenir la caries en niños y adultos al hacer la superficie externa de los dientes (esmalte) más resistente a los ataques de los ácidos que la causan.

¿Cómo protege tus dientes el flúor?

El flúor beneficia tanto a niños como a adultos. Así es cómo lo hace:

Antes de que los dientes salgan a través de las encías, el flúor que se toma con las comidas, bebidas y suplementos dietéticos hace el esmalte dental (la superficie dura del diente) más fuerte, facilitando la resistencia a la caries. Esto provee lo que se llama un beneficio “sistémico”.

Tras salir los dientes, el flúor ayuda a reconstruir (remineralizar) el esmalte dental debilitado y revierte los primeros signos de caries. Cuando cepillas tus dientes con crema dental flourada, o usas productos dentales fluorados, el flúor es aplicado a la superficie de tus dientes. Esto provee lo que se llama un beneficio “tópico”.

Además, el flúor que consumes con las comidas y bebidas continúa aportando un beneficio tópico porque entra a formar parte de tu saliva, bañando constantemente tus dientes con cantidades pequeñísimas de flúor que ayudan a reconstruir el esmalte de dientes debilitado.

¿Cómo obtengo el flúor?

Bebe agua con flúor

El flúor se encuentra naturalmente en la mayoría de las fuentes de agua; ríos, lagos, pozos e incluso océanos. En los últimos 70 años, se ha añadido flúor a las reservas públicas de agua, elevando sus niveles hasta hacerlos óptimos para la prevención de la caries dental.

La fluoración de agua comunitaria es similar a beber leche fortificada con Vitamina D o comer cereales con ácido fólico. Antes de la fluoración, los niños tenían tres veces más caries. Debido su importante papel en la reducción de la caries, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades han proclamado la fluoración de agua como uno de los 10 grandes logros de salud pública del siglo XX. Los estudios demuestran que la fluoración de agua sigue ayudando a prevenir la caries en al menos un 25% en niños y adultos, incluso en una época con amplia disponibilidad de flúor de otras fuentes como la crema dental fluorada. Hoy día, cerca del 75 por ciento de la población estadounidense tiene acceso a sistemas de agua fluorada.

Más información sobre la fluoración de agua.

Usa crema dental y enjuague bucal con flúor

A la crema dental con flúor se le atribuye que haya habido un descenso significativo de la caries desde 1960. Busca el Sello de Aceptación de la ADA si quieres asegurarte de que contiene flúor. 

  • Lávate dos veces al día (por la mañana y por la noche) o sigue instrucciones de tu dentista o medico.
  • Si tienes niños menores de 3 años, empieza a lavarles los dientes tan pronto como aparezcan en la boca, y usa crema dental fluorada untando en el cepillo una cantidad no mayor a un grano de arroz.
  • Los niños de 3 a 6 años deben usar una cantidad de crema dental no mayor a un guisante.
  • Supervisa siempre a tu hijo cuando se lave los dientes para asegurarte de que usa la cantidad correcta y trata de que escupa la mayoría de la crema dental.

El enjuague bucal con flúor puede hacer tus dientes más resistentes a la caries, pero los niños menores de 6 años no deben usarlo, a menos que sea recomendado por un dentista. Muchos niños menores de 6 años probablemente se lo tragarán en vez de escupirlo, al no tener plenamente desarrollado el reflejo de tragar.

Visita a tu dentista para una aplicación profesional

Si tus probabilidades de desarrollar caries son elevadas, tu dentista puede aplicar el flúor directamente sobre tus dientes en forma de gel, espuma o enjuague

Toma un suplemento de flúor

Disponibles sólo con receta, los suplementos de flúor vienen en forma de pastillas, gotas o comprimidos masticables. Están recomendados sólo para niños entre seis meses y 16 años de edad que viven en zonas sin cantidades adecuadas de flúor en su agua comunitaria y que tienen riesgo de desarrollar caries. Consulta con tu dentista, pediatra o médico de cabecera sobre las necesidades de flúor especificas de tu hijo.

Para más información sobre el flúor visita: