5 Pasos para Usar la Seda Dental con Precisión

Sabemos que debemos limpiarnos con seda dental al menos una vez al día, pero no todo el mundo conoce la manera adecuada de hacerlo. Esta guía te explica paso a paso cómo usar bien la seda dental:

 
Parta un trozo de hilo dental de unas 18 pulgadas (43 cm) y enróllelo alrededor del dedo corazón. Enrolle el resto de la seda alrededor del mismo dedo de la otra mano. Este dedo será el que recoja la seda según se ensucia. Sujete la seda con firmeza entre los pulgares e índices.
 

Pase la seda entre los dientes con movimientos suaves. No meta nunca el hilo dental con brusquedad en las encías.
 

Cuando el hilo dental alcance la línea de las encías, dóblela formando una C contra un diente. Deslícela cuidadosamente por el espacio entre la encía y el diente.
 

Sujete el hilo con firmeza contra el diente. Con suavidad, frote el lateral del diente y retire el hilo de la encía con movimientos ascendentes y descendentes.
 

Repita este método en el resto de los dientes. No se olvide de la parte trasera del último diente.

Una vez que termines, tira la seda dental usada a la basura. Un pedazo usado de seda dental no será tan eficaz y podría dejar bacterias en tu boca. 

Habla con tu dentista sobre los tipos de productos de cuidado oral que son más eficaces para ti. Busca productos que contengan el Sello de Aceptación de ADA y sabrás que su seguridad y eficacia ha sido evaluada.

Más sobre el Uso de Seda Dental