Parte

Usar Hilo (Seda) Dental

La limpieza con hilo dental es una parte esencial de cualquier rutina de cuidado bucal. Ayuda a eliminar la placa que hay entre los dientes, en zonas a las que el cepillo de dientes no llega, y ayuda a prevenir la enfermedad de las encías y la caries dental. La placa que no se elimine con un cepillado diario riguroso y limpiando entre los dientes podría convertirse más adelante en un cálculo o sarro.

Las personas que tienen dificultades para usar el hilo dental pueden preferir otro tipo de limpiador interdental, como cepillos especiales. Si utiliza limpiadores interdentales, pregunte a su dentista acerca de cómo usarlos correctamente, para evitar lesionar las encías.

Descargue el PDF de Cómo utilizar la seda dental

Cómo utilizar la seda dental (PDF)

Estos son algunos consejos acerca de cómo limpiar los dientes con el hilo dental:

 

 
Parta un trozo de hilo dental de unas 18 pulgadas (43 cm) y enróllelo alrededor del dedo corazón. Enrolle el resto de la seda alrededor del mismo dedo de la otra mano. Este dedo será el que recoja la seda según se ensucia. Sujete la seda con firmeza entre los pulgares e índices.
 

Pase la seda entre los dientes con movimientos suaves. No meta nunca el hilo dental con brusquedad en las encías.
 

Cuando el hilo dental alcance la línea de las encías, dóblela formando una C contra un diente. Deslícela cuidadosamente por el espacio entre la encía y el diente.
 

Sujete el hilo con firmeza contra el diente. Con suavidad, frote el lateral del diente y retire el hilo de la encía con movimientos ascendentes y descendentes.
 

Repita este método en el resto de los dientes. No se olvide de la parte trasera del último diente.

 

Hable con el dentista sobre qué productos de higiene bucal serán más efectivos para usted. Busque los productos que tienen el sello de aceptación de la ADA; así sabrá que han sido evaluados en cuanto a su seguridad y eficacia.