Parte

Dieta y la salud bucodental

Su cuerpo es una compleja máquina. Los alimentos que elige y la frecuencia con la que come afectan a su estado general y al de sus dientes y encías. Si consume demasiados refrescos azucarados, bebidas frutales endulzadas y aperitivos poco nutritivos, podría correr el riesgo de sufrir caries dental. La caries dental es la enfermedad infantil crónica más común, pero la buena noticia es que se puede prevenir. 

La caries dental ocurre cuando las bacterias entran en contacto con el azúcar en la boca y causan los ácidos que atacan los dientes durante 20 minutos o más.

Los alimentos que contienen azúcares de cualquier tipo pueden contribuir a causar caries dental. Para controlar la cantidad de azúcar que consume, lea las etiquetas de los productos alimenticios y elija alimentos y bebidas que sean bajos en azúcares añadidos, que se encuentran a menudo en las bebidas refrescantes, los caramelos y los dulces. Su médico o dietista registrado también pueden proporcionarle sugerencias para su consumo de alimentos diario.

Si su dieta carece de ciertos nutrientes, puede ser más difícil que los tejidos en la boca resistan una infección. Esto puede contribuir a la enfermedad de las encías. Un caso grave de la enfermedad de las encías es una de las principales causas de pérdida dental en los adultos. Muchos investigadores creen que la enfermedad avanza de forma más rápida y es potencialmente más grave en personas con una mala alimentación.

Para saber cuáles son los mejores alimentos para usted, visite ChooseMyPlate.gov, un sitio web del Centro de Políticas y Promoción de la Nutrición, un organismo del Departamento de Agricultura de Estados Unidos. El sitio contiene recomendaciones dietéticas para niños y adultos en función de sus niveles de actividad física.

Decisiones inteligentes

Para disfrutar de una vida sana y de dientes y encías sanos, piense antes de comer. No es solo lo que come sino cuándo come lo que marca una gran diferencia en su salud bucodental. Los alimentos que se consumen en el marco de una comida resultan menos nocivos porque se libera más saliva durante la comida, que ayuda a eliminar los alimentos de la boca y contribuye a reducir los efectos de los ácidos. Siga siempre una dieta equilibrada y limite los tentempiés entre comidas. Si lleva una dieta especial, tenga en cuenta el consejo del médico a la hora de elegir los alimentos.

Para una buena salud bucodental, considere estos consejos a la hora de elegir su comida y refrigerios:

  • asegúrese de consumir bastante agua.
  • coma una variedad de alimentos de cada uno de los cinco grandes grupos específicos de alimentos:
    • cereales
    • frutas 
    •  hortalizas
    • alimentos de proteínas
    • productos lácteos

Limite el número de meriendas que come. Si come entre horas, seleccione una marienda sana como queso, hortalizas crudas, frutas y yogur. Los alimentos que se consumen como parte de una comida causan menos daño a los dientes que merendar durante todo el día, porque se libera más saliva durante una comida. La saliva ayuda a lavar los alimentos de la boca y reduce los efectos de los ácidos, que pueden dañar los dientes y causar caries.

Recuerde siempre cepillarse dos veces al día con pasta dentífrica fluorada que tenga el Sello de Aceptación de la American Dental Association, utilice la seda dental a diario y visite al dentista con regularidad. El dentista puede ayudar a evitar que se produzcan problemas y solucionar aquellos que sí ocurren mientras son fáciles de tratar.