Parte

Emergencias Dentales

Los accidentes ocurren, y saber qué hacer cuando se producen puede suponer la diferencia entre salvar y perder un diente.

Estos son algunos consejos para emergencias dentales habituales:

  • En caso de pérdida de un diente permanente o adulto, manténgalo húmedo en todo momento. Si puede, intente volver a colocar el diente en el alvéolo sin tocar la raíz. Si no es posible, colóquelo entre la encía y el carrillo, o en leche. Diríjase a la consulta del dentista inmediatamente. 
  • En caso de un diente partido, enjuague inmediatamente la boca con agua templada para limpiar la zona. Coloque compresas frías en la cara para bajar la hinchazón. 
    Si se muerde la lengua o el labio, limpie la zona con agua con suavidad y aplique compresas frías.
  • En caso de dolor de dientes, enjuague la boca con agua templada para limpiarla. Use seda dental cuidadosamente para eliminar los alimentos atrapados entre los dientes. No coloque una aspirina sobre el diente que duele o los tejidos de la encía.
  • En caso de que un objeto quede atrapado en la boca, intente extraerlo con cuidado con seda dental, pero no trate de extraerlo con un instrumento afilado o puntiagudo.

Para todas las situaciones de emergencia, es importante que vaya al dentista o al servicio de urgencias lo antes posible.

Hay una serie de sencillas precauciones que puede tomar para evitar accidentes y lesiones de los dientes:

• Lleve un protector bucal cuando practique deportes o actividades recreativas.
• Evite masticar hielo, granos de palomitas y caramelos duros, que pueden agrietar un diente.
• Use tijeras, NUNCA los dientes, para cortar cosas.

La mayoría de los dentistas reserva tiempo en sus horarios diarios para pacientes de urgencia. Llame al dentista e infórmele con la mayor precisión posible acerca de su problema.