Cáncer y Salud Dental

Según el Instituto Nacional de Investigación Dental y Cráneofacial, más de un tercio de todos los pacientes de cáncer desarrollan complicaciones en la boca. Los efectos secundarios, leves o severos, pueden incluir llagas, infección, boca seca, encías sensibles y dolor en la mandíbula.

¿Por qué son comunes los problemas en pacientes que están siendo tratados de cáncer?

El cáncer y sus tratamientos pueden debilitar tu sistema inmunológico. Si tu boca no está lo más sana posible antes de empezar a tratar el cáncer, puedes ser más susceptible a las infecciones. Si una infección es lo bastante seria, podría retrasar el tratamiento del cáncer.

Además, la terapia con radiación, especialmente en la zona de la cabeza y el cuello, puede dañar las glándulas salivales, lo que puede provocar que tu saliva sea espesa y pegajosa, y una sequedad de boca extrema. La sequedad de boca puede aumentar tu riesgo de caries e infección.

Tu dentista debe formar parte de tu equipo de tratamiento del cáncer

Al visitar a tu dentista antes de empezar a tratar el cáncer, él o ella podrán tratar enfermedades en las encías, caries dental u otras infecciones en tu boca. La salud de tu boca es una parte importante de tu salud general. Mantenerla lo mejor posible antes, durante y después del tratamiento del cáncer podría ayudar a menguar algunos de sus efectos secundarios y te permitirá centrarte completamente en tu curación. Si no tienes un dentista regular, usa la herramienta ADA Find-A-Dentist para encontrar a un dentista miembro de la ADA en tu zona.