Parte

Sangrado de las Encías

Son muchas las razones por las que las encías podrían sangrar. En algunos casos, las encías sangrantes pueden ser un síntoma de gingivitis, la primera fase de la enfermedad periodontal. Si las encías le sangran con facilidad o cuando se cepilla, hable con el dentista sobre su salud bucal. La gingivitis es reversible y evitable.

Si ha iniciado una nueva rutina con la seda dental, por ejemplo, las encías podrían sangrar al principio hasta que se acostumbren a la limpieza entre los dientes. Por regla general, esto desaparece sin más al cabo de una semana. Las encías también podrían sangrar si se cepilla con demasiada fuerza.

Si las encías sangran constantemente o lo suficiente como para preocuparle, concierte una cita con su odontólogo o médico. Podría ser un indicio de algún otro problema. Recuerde siempre cepillarse los dientes dos veces al día, limpiarlos con seda dental una vez al día y programar visitas al dentista con regularidad.