6 Formas de hacer tu boca súper besable el Día de San Valentín

Desde los mensajes de “Bésame” en diminutos corazones de caramelo hasta las románticas canciones en la radio, en tu lista probablemente hay un beso este Día de San Valentín. Pero este año antes de acurrucarte junto a tu ser querido, comprueba que tu boca está sana, porque resulta que un beso es más que sólo un beso.

Besar estimula la saliva, ayudando a combatir la caries. Sin embargo, si la persona a la que estás besando no goza de buena salud dental y general, corres el riesgo de adquirir gérmenes no deseados o enfermedades, en vez de caramelos, flores o tarjetas este Día de San Valentín.  

Esto es lo que necesitas saber para hacer de tu sonrisa una visión de amor el 14 de febrero.

La caries puede ser contagiosa

Tanto a través de un beso o de algo tan simple como compartir un tenedor, las bacterias causantes de la caries pueden pasar de una persona a otra. Cepíllate dos veces al día durante dos minutos y limpia entre tus dientes a diario para dar besos más limpios y tener la sonrisa libre de caries.

Cuídate del mal aliento

Las bacterias son las grandes culpables del mal aliento, así que los hábitos regulares como cepillarse y usar seda dental son especialmente importantes. Otras formas de mantenerte fresco son enjuagues bucales antimicrobianos o los chicles sin azúcar. Ambos pueden refrescar tu aliento instantáneamente y hacer que fluya la saliva, especialmente tras consumir alimentos con un olor fuerte. (¡Y busca el Sello de Aprobación de ADA en ambos!)

Comparte una vida (pero no tu cepillo de dientes)

Para muchas parejas, un paso importante en la relación es guardar un cepillo de dientes en casa de su media naranja. Pero asegúrate de que cada uno tiene el suyo, porque compartir cepillos también significa compartir gérmenes.

Ilumina tu sonrisa

No hay nada más atractivo que sonreír sin complejos. Si blanquearte los dientes te hace sentir bien, pregúntale a tu dentista qué opción es mejor para ti. Existen varios productos que puedes comprar sin receta médica, o puedes elegir un tratamiento en la consulta del dentista.

Fumar no es atractivo

Fumar es malo para la salud y mancha tus dientes, sin mencionar que es terrible para tu salud general. Fumar afecta lo bien que hueles y degustas. Aquellos que fuman tienen el doble de posibilidades de contraer enfermedades en las encías que los que no fuman. Los fumadores también tienen mayor riesgo de cáncer oral. Hazte un regalo a ti mismo este Día de San Valentín y deja de fumar.

¡No te olvides de ir al dentista!

Una buena relación con tu dentista y visitas regulares pueden mantener tu boca en buen estado todo el año. Tu dentista te ayuda a estar sano, escucha tus inquietudes y te da más consejos para conservar fresca tu sonrisa.    

Más de MouthHealthy