Detección del Cáncer Oral

Fotografía: Curtis Dahl
Por Joana Breckner

Una visita rutinaria a mi dentista de ADA me salvó la vida. He sobrevivido al cáncer oral cuatro años. Estoy casada, tengo 47 años y dos hijas de 10 y 12 años. No fumo ni bebo y he tenido buena salud toda mi vida. Durante una limpieza dental en 2000, mi dentista, el Dr. Phillip Sacks en Woodland Hills, California, descubrió unos puntos blancos precancerosos en mi lengua.

La biopsia fue benigna, pero durante siete años fui vigilada por el Dr. Sacks y por mi médico de cabecera. Mi primer tumor, pequeño y contenido, fue extirpado en 2007. Cuatro años después, el cáncer volvió. En una cirugía de 10 horas de duración me extirparon la mitad de la lengua, que fue reconstruida con injertos de mi antebrazo, luego recibí radiación y quimioterapia. Un año después hubo reincidencia del cáncer en mi vena yugular. Más cirugía, más quimioterapia, más radiación.  

Cuatro años después, mi historia tiene un final feliz, y compartiéndola espero concienciar al público sobre el cáncer oral y los chequeos. Tradicionalmente, las personas con mayor riesgo de desarrollar cáncer oral o de boca han sido las que fuman, usan tabaco o beben mucho alcohol, pero la exposición al virus del papiloma humano (VPH) es ahora un factor significativo. La población en la que hay un mayor crecimiento de cáncer oral es la no-fumadora con VPH. 

Actualmente no hay ningún programa nacional que implemente chequeos de cáncer oral. La Asociación Dental Americana informa que “la sola realización de chequeos de cáncer ‘oportunistas’... daría como resultado cientos de miles de oportunidades de detectar cáncer oral en sus primeras etapas”. Según la Fundación del Cáncer Oral, cuando el cáncer oral es detectado en sus primeras etapas de desarrollo, los pacientes tienen una tasa de supervivencia de 80 a 90 por ciento. 

Estos son algunos pasos fáciles, que pueden salvar vidas  para que tomes las riendas de tu salud oral. 

  1. Asegúrese de que tu dentista o higienista cualificado “limpia e investiga” en cada visita rutinaria. Esta búsqueda visual y manual requiere menos de cinco minutos.
  2. Hay una fuerte relación entre el VPH y el cáncer oral. Pídele al pediatra de tus hijos y a tu dentista más información sobre la vacuna del VPH. Los Centros para el Control y Prevención de las Enfermedades recomiendan que los chicos y chicas reciban la vacuna del VPH a la edad de 11 o 12 años.
  3. Si tu dolor de garganta o tus problemas al tragar persisten más de dos semanas, contacta a tu doctor.

Estoy viva gracias a una detección temprana, y a las operaciones quirúrgicas y tratamientos que me han salvado. Mi calidad de vida es excelente, y soy capaz de comer, de beber, de degustar y de vivir sin dolor. Una cicatriz que va desde mi labio hasta mi mentón y una ligera dificultad al hablar me recuerdan el cáncer cada día. Como muchos supervivientes, estoy buscando mi nueva normalidad. Sin embargo, estoy viva, con amor a la vida y con gratitud, especialmente hacia mi meticuloso dentista, el Dr. Sacks.   
Reimpreso con permiso de The Costco Connection.