Parte

Las Preocupaciones

Enfermedad de las Encías

La primera fase de la enfermedad de las encías se denomina gingivitis, que es la única fase reversible. Si no se trata, puede dar lugar a una enfermedad periodontal o de las encías más grave y destructiva llamada periodontitis. Es posible padecer periodontitis y no presentar síntomas de alerta. Este es uno de los motivos por los que las revisiones dentales habituales y las exploraciones periodontales son tan importantes. Los métodos de tratamiento dependen del tipo de enfermedad y de hasta qué punto haya avanzado la afección. Una buena higiene bucal en casa es esencial para evitar que la enfermedad periodontal se agrave o reaparezca. Cepíllese dos veces al día, límpiese entre los dientes a diario, siga una dieta equilibrada y programe visitas al dentista regularmente para tener una sonrisa sana toda la vida.

Dientes que Faltan

¿Sabía que el adulto medio de edad comprendidas entre los 20 y los 64 años tiene tres o más dientes con caries o que le faltan? Si le faltan uno o más dientes, existen muchas razones para solucionar el problema. En primer lugar, un gran espacio entre los dientes puede afectar a la forma de hablar o comer. Incluso si no se nota, la falta de un molar puede afectar a la forma de masticar o hacer que la fuerza de la mordida en los demás dientes empiece a cambiarse. En algunos casos, puede producir una pérdida de hueso alrededor de un diente ausente. Con los avances actuales, no tiene que sufrir la falta de dientes. Hable con su dentista acerca de qué opción es más adecuada para usted.

Hay aquí algunas opciones para sustituir uno o varios dientes perdidos:

  • Puentes: anclados a los dientes adyacentes, pueden ser extraíbles o fijos, en función de la boca y de la recomendación del dentista.
  • Dentaduras: una opción si ha perdido la mayoría o todos los dientes.
  • Implantes: lo más parecido a un diente natural.

Sensibilidad

Si los alimentos calientes o fríos hacen que se estremezca, es posible que tenga un problema dental común: dientes sensibles. La sensibilidad dental puede producirse por varias razones, entre ellas:

Los dientes sensibles pueden tratarse. El dentista podrá recomendarle una pasta dentífrica desensibilizante o un tratamiento alternativo basado en la causa de su sensibilidad. Una higiene bucal adecuada es la clave para evitar el dolor de dientes sensibles. Consulte al dentista si tiene alguna pregunta sobre sus actividades diarias de higiene bucal o dudas sobre la sensibilidad dental.

Sequedad Bucal

A todos se nos puede secar la boca a veces, pero si siente que siempre está seca, es posible que sea el momento de buscar tratamiento. Un dentista comprobará sus dientes para buscar indicios de caries que puedan ser consecuencia de un menor flujo de saliva. Un médico comprobará si existe otra enfermedad o afección subyacente que pueda estar provocando su sequedad bucal. Tener sequedad bucal no es algo grave, pero cuidar sus dientes y encías y visitar con regularidad al dentista son aspectos importantes cuando se vive con sequedad bucal. Sin el efecto limpiador de la salivalas caries dentales y otros problemas de salud bucal se vuelven más frecuentes. Los pacientes que utilizan inhaladores bucales para el asma con frecuencia desarrollan candidiasis, una infección por hongos, y se les recomienda que se enjuaguen la boca con agua después de utilizar el inhalador. Dígale al dentista qué medicamentos está tomando y déle cualquier otra información sobre su salud que pueda ayudar a identificar una solución.

Cáncer Bucal

El cáncer bucal puede afectar a cualquier zona de la cavidad bucal incluidos los labios, los tejidos de las encías, el tejido que recubre los carrillos, la lengua y el paladar suave y duro. A menudo comienza como un punto diminuto blanco o rojo, que pasa inadvertido, o como una úlcera en cualquier parte de la boca.
Durante la visita al dentista, este puede hablar con usted acerca de su historial médico y examinar esas zonas en busca de señales de cáncer de garganta o de boca. Las visitas habituales al dentista pueden mejorar las posibilidades de que cualquier cambio sospechoso en su salud bucal sea detectado pronto, en un momento en que el cáncer pueda ser tratado con más facilidad.

Algunos de los síntomas del cáncer de boca o garganta son:

  • úlceras que sangran con facilidad o que no se curan;
  • una mancha gruesa o dura o un bulto;
  • una zona áspera o con costra;
  • entumecimiento o dolor;
  • un cambio en la manera en que encajan sus dientes cuando muerde.

Asegúrese de hablarle al dentista sobre cualquier problema que tenga al masticar, tragar, hablar o mover la lengua o la mandíbula. Las revisiones dentales habituales, incluyendo un examen de toda la boca, son fundamentales para la detección temprana de lesiones cancerosas y precancerosas.